Cuando estaba por cumplirse el cuarto día de búsqueda de Emilia Alejandra Benavides Cuenca, de 10 años de edad, ayer, en una quebrada, ubicada a 400 metros de distancia de la entrada a la parroquia Chuquiribamba, por la vía al cantón Catamayo, la Policía encontró sus restos mortales.

Un tuit que la Policía difundió en su cuenta de twitter institucional daba cuenta del hallazgo de los restos mortales de la niña en una quebrada, ubicada por la vía al cantón Catamayo, a 400 metros de la entrada a la parroquia Chuquiribamba, situada al noroccidente de la ciudad de Loja, se viralizó en las redes sociales.

Loja, está de luto

“Loja, sin duda, hoy está de luto”, dijo Eduardo Jaramillo Aguirre, gobernador, en la conferencia de prensa que él convocó, primero a las 10:30, para indicar las actividades que se hacían para localizar a la niña, cuya hora se cambió a las 12:00 y luego a las 13:00, en donde se dio la mala noticia.

En la conferencia de prensa intervino Tomás Guayasamín Mogrovejo, viceministro de Seguridad y delegado del Ministro del Interior; el coronel Víctor Arauz Macías, director general de la Dinased; y Rodrigo Galván Calderón y Bolívar Figueroa Castillo fiscal provincial y fiscal de Loja, en su orden.

Autor confeso

El coronel Víctor Arauz Macías, director general de la Dirección Nacional de Delitos contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestros (Dinased), indicó que esta madrugada la Policía detuvo a un ciudadano (José N. R.) quien confesó en donde arrojó el cadáver de Emilia Alejandra.

El Obispo de Loja, Monseñor Alfredo Espinosa Mateus, que intervino en la conferencia de prensa, pidió a la comunidad unirse en oración. El Gobernador salió al balcón para dar la mala noticia a unas 200 personas que acudieron a la Gobernación tras enterarse del hallazgo sin vida de la Emilia Alejandra.

Un supuesto cómplice

Horas después se conoció que la Policía detuvo a una segunda persona (Manuel A. R.) quien sería cómplice de José N. R. Él habría manejado el taxi en donde Emilia Alejandra fue movilizada de las inmediaciones del mercado San Sebastián la tarde del viernes anterior a eso de las 12:50.

José N. R. quien gozaba de la confianza de la familia de Emilia Alejandra porque él también laboraba como payaso en fiestas infantiles y como instructor de bailoterapia, habría confesado que él no dejó que ella vaya al domicilio de sus padres y sin argumentar el motivo la victimó, destrozó e incineró.

EL DATO

En una fotografía que circula en las redes sociales se ve a Emilia Alejandra caminando con quien sería su asesino.

Loja está de luto. A los cuatro días encuentran a la niña desaparecida el viernes anterior.

Fuente: La Hora.